¿Qué te impide tener un negocio exitoso?

Piensas. Planificas y ejecutas… ¡Una y otra vez! Pero aún sientes que no llegas a los resultados deseados, que cada vez te cuesta más tener un negocio exitoso…

En el emprendimiento es fundamental reconocer si tu mentalidad está alineada con los objetivos de tu negocio, para poder hacer los ajustes necesarios y que se fusionen tanto la estrategia exterior como la interior.

Imagina una barca, donde tu remas hacia un lado y tus pensamientos, emociones, tu poder interior rema en sentido contrario…

Como resultado, cansancio, desgaste emocional, frustración y estrés…

¿Qué pasaría si esto no cambia?

Será poco probable que lleves tu negocio al siguiente nivel, es decir que desarrolles un negocio exitoso.

Particularmente, te cuento que yo he estado ahí, sintiendo que no avanzaba, un Seminario tras otro, no había terminado un Master cuando ya estaba comenzado otro, leyendo y leyendo, videos y videos, cursos y cursos…

Hasta que me pregunté desesperadamente, llorando: ¿Qué me está pasando? ¿Por qué otros lo logran y yo no?

Y me repetía “¡Hay algo más!”... Ya sé lo que tengo que hacer y cómo hacerlo, pero por más que sigo los pasos no cumplo mi objetivo… Algo pasa… ¡Y si era cierto!

Entonces, me di cuenta de que, aunque estaba trabajando en mi pasión, el enfoque estaba en la estrategia exterior, olvidando por completo la estrategia interior.

Es decir, formaba parte de un alto porcentaje de la población que no tiene esa alineación de sus pensamientos, emociones, creencias patrones, valores e identidades con sus objetivos; y de aquí viene el no poder alcanzarlos y como consecuencia aparecen el sufrimiento y la culpa.

El gran responsable de que no llegues a tener un negocio de éxito es tu juego interior, tu subconsciente, esa parte de ti que almacena información, incluso patrones familiares que pudieran estar evitando por tu propia “seguridad” el alcanzar un objetivo, y si se continúan repitiendo estas mismas acciones una y otra vez los resultados seguirán siendo los mismos. Es decir, que eres tu mayor impulso y a la vez tu mayor freno.

 

De aquí la importancia de conciliar la mentalidad (estrategia interior) con el hacer (estrategia exterior), detectar a nivel subconsciente que es eso que te impide lograr lo que deseas.

Mereces desarrollarte en un negocio que realmente te invite a dar lo mejor de ti, que ponga en juego todo tu potencial interior, que lo disfrutes plenamente, y de esta forma alineando la estrategia externa con la interna, con bastante certeza te digo que puedes crear un negocio rentable.

Y ahora qué sabes esto, te invito a reflexionar lo siguiente:

¿Qué vas a hacer al respecto?

¿Cuánto tiempo quieres seguir así?

¿Qué vas a cambiar?

Recuerda: ¡El principal producto de tu Emprendimiento eres TU!

YANETSI PEÑA
Mentora de Negocios desde el Ser
www.yanetsipena.com